Cuadragésimo séptimo virrey MARTÍN DE MAYORGA




Cuadragésimo séptimo virrey
MARTÍN DE MAYORGA
(Caballero de la Orden Militar de Alcántara
y mariscal de campo de los Reales Ejércitos)
(179-1783)

Fue presidente de la Audiencia de Santiago de los Caballeros de Guatemala y capitán general de ese reino donde tuvo muchos problemas insuperables.
Cuando la Audiencia de México abrió el pliego de mortaja del virrey de Bucareli se supo que éste nombró a don Matías de Gálvez, quien iba a ser gobernante de Guatemala; pero como la Corona le dio otro destino, el nombramiento para el Virreinato de la Nueva España recayó en el mariscal de campo don Martín de Mayorga, quien llegó a la ciudad de México el 23 de agosto de 1779 y se encontró de inmediato con que había de alistar al Virreinato para las contingencias de la guerra que Francia y España declararon a Inglaterra. Dispuso reforzar a La Habana, al mismo tiempo que mandaba una expedición a La Florida al mando de don Bernardo de Gálvez, para ayudar a los colonos que se habían levantado en armas contra Inglaterra.
          En México se desató una epidemia de viruela que se extendió por muchas ciudades produciendo muerte y desolación al grado de que el virrey, quien gastó muchos fondos en socorrer a los enfermos y moribundos presentó su renuncia, que no le fue aceptada. En enero de 1780 se sublevaron los indígenas en Izúcar, del hoy Estado de Puebla, siempre por el maltrato de que eran víctimas. Los capitanes José Antonio de Urízar y Tomás Pontón se encargaron de someter a los rebeldes, que en gran número fueron enviados a La Habana para servir en la flota como marinería.
          El virrey Mayorga se ocupó mucho de embellecer la ciudad, mandó empedrar las calles y limpiar las acequias y acueductos para evitar otra epidemia. Dispuso que el intendente de Puebla se ocupara de reunir la "Historia Antigua de la Nueva España" escrita por el padre don Mariano Veytia, de gran importancia, así como algunos documentos e informes que había escrito don Lorenzo Boturini. Gracias a esa disposición, tales obras, tan importantes, no se perdieron. Seguramente el virrey Mayorga no se sentía bien de salud porque, argumentando eso, insistió en que se le relevara del cargo. Finalmente llegaron las órdenes para que se le entregara el gobierno virreinal a don Matías de Gálvez, quien se encontraba como capitán general en Guatemala. El 28 de abril de 1783 cedió Mayorga el mando, embarcó para España y al llegar al puerto de Cádiz murió. El vulgo decía que fue envenenado pr el mismo Gálvez, quien era su enemigo, por haber ocupado aquél el Virreinato en su lugar, pero eso nunca pudo ser comprobado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores