Cuadragésimo virrey PEDRO CEBRIÁN Y AGUSTÍN




Cuadragésimo virrey
PEDRO CEBRIÁN Y AGUSTÍN
(Conde de Fuenclara, caballero de San Genaro y del Toisón de Oro)
(1742-1746)


Diplomático distinguido, fue nombrado directamente por el rey Felipe V el 31 de enero de 1742; embarcó para Veracruz, a donde llegó el 5 de octubre. Se puso en marcha hacia la capital y en Jalapa alguien le informó que radicaba en México un caballero italiano llamado Lorenzo Boturini, quien había girado esquelas para coronar públicamente a Nuestra Señora de Guadalupe con una corona de oro, pidiendo ayuda a los obispos. A Fuenclara le causó extrañeza todo eso y llegado a México, donde hizo su entrada solemne el día 3 de noviembre, ordenó se hiciera una investigación, abriéndole causa a Boturini con cargos que nos parecen por demás superficiales. Se le redujo a prisión, le recogieron valiosísimos documentos, códices y mucho que tenía escrito sobre las antiguas culturas, que todo se perdió. Fue remitido a España a principios de 1744 junto con su proceso. se le dio autorización después para que regresara a México, lo que ya no pudo hacer y en Madrid escribió una historia antigua de México que no vio publicada puesto que murió en 1753.
          En 1743, recién llegado el conde de Fuenclara, reunió los caudales que se debían remitir a España, queriendo hacerlo vía Filipinas en el barco que hacía el servicio de Acapulco a Manila, llamado "Nuestra Señora de Covadonga"; pero en junio, al salir a alta mar, fue apresado por un corsario inglés llamado James Anson, que le quitó todo el dinero y la mercancía de valor.
          Encargó el virrey al geógrafo don José Villaseñor obtener datos para un informe a la Corte sobre las poblaciones de la Nueva España, y con ellos publicó un libro muy interesante al que llamó "Teatro Americano", publicado en el año de 1746.
En Puebla se produjo un motín por un asunto religioso sin importancia y el virrey ordenó se le reprimiera con tropas de la guarnición, resultando algunos heridos, lo que causó críticas para el conde de Fuenclara que, por otra parte, había realizado la reparación del acueducto de Chapultepec y la reconstrucción y ampliación de la calzada de San Antonio Abad, que estaba muy abandonada; hizo explorar la barra de Tampico y establecer poblaciones en la Sierra Gorda, en Tamaulipas. El virrey enfermó y solicitó ser relevado de su cargo, lo que le fue concedido en noviembre de 1745, por lo que regresó a España en julio de 1746, siendo nombrado embajador en Viena. De regreso a Madrid murió el 6 de agosto de 1752.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores