Julio María Sanguinetti





Julio María Sanguinetti (1939- ), político uruguayo, presidente de la República (1985-1990; 1995-2000), uno de los principales protagonistas del proceso de regreso a la democracia en Uruguay tras los años de control militar del poder.
2
PERIODISTA Y POLÍTICO
Nació el 6 de enero de 1936, en Montevideo. Estudió en la Universidad de la República, con sede en su ciudad natal, donde se licenció en 1961 en Derecho. Aunque ejerció como abogado, desde 1953 también escribió en diarios como Acción, para el que trabajó hasta 1973, cubriendo en 1959 el triunfo de la Revolución Cubana.
Miembro del Partido Colorado (al que estaban adscritos los medios periodísticos en que colaboró), desde los primeros momentos de su militancia se alineó junto a los seguidores de Luis Batlle Berres (presidente uruguayo desde 1947 hasta 1951 y entre 1955 y 1956, así como fundador de Acción). En 1963, fue elegido por vez primera diputado. Sanguinetti entró a formar parte del gobierno de Jorge Pacheco Areco, en un principio como asesor para asuntos americanos y, en 1969, como ministro de Industria y Comercio. Finalizado en 1972 el mandato presidencial de Pacheco Areco, cesó en el cargo, pero en ese mismo año resultó designado ministro de Educación y Cultura por el también colorado Juan María Bordaberry (último presidente no elegido por los militares). Desde ese cargo, promovió la Ley de Educación General, que sería aprobada en 1973. En este año, la decidida intervención militar en la política uruguaya acabó con su participación gubernamental y con su función de subdirector de Acción.
Se opuso desde entonces a la primero larvada y luego indiscutible dictadura militar. En aquellos años ejerció el periodismo, de una forma verdaderamente crítica con los sucesivos gobiernos. Entre 1973 y 1981, trabajo para El Día y, a partir de 1974, para el también diario Visión. En 1981, fundó el semanario Correo de los Viernes, que dirigió a lo largo de los tres años siguientes. En otro orden de cosas, ser vicepresidente de uno de los más importantes clubes de fútbol sudamericanos, el Peñarol de Montevideo, le reportó una gran popularidad.
3
PRIMERA PRESIDENCIA
En 1981, el general y presidente de la República, Gregorio Álvarez, dio los primeros pasos para el retorno del poder civil y la democracia a Uruguay. Sanguinetti fue el más señalado dirigente del Partido Colorado en las negociaciones con el Ejército para encauzar, sin traumas, esa transición. En agosto de 1984, su partido le eligió candidato para presentarse a las elecciones presidenciales convocadas por Álvarez. El 25 de noviembre de ese año, logró en las urnas el 31,2% de los votos, superando al principal candidato del Partido Nacional (o Partido Blanco), Alberto Sáenz de Zumarán, y al ex presidente Pacheco Areco. El 1 de marzo del año siguiente, tomó posesión de su cargo de jefe del Estado, sucediendo a Rafael Addiego Bruno, quien, en calidad de presidente de la Corte Suprema, había reemplazado de forma provisional a Álvarez durante las dos semanas anteriores. La elección de Sanguinetti y de su vicepresidente, Enrique Tarigo, puso fin a aquellos años de dominio militar.
Integró a dos miembros del Partido Blanco en su gobierno, llevó a cabo una política reformista de consenso y propició la Ley de Pacificación Nacional de 1985, que permitió la excarcelación de numerosos ex guerrilleros tupamaros, entre los que se hallaba su principal figura, Raúl Sendic. Durante su primer mandato, también vio la luz la denominada Ley de Punto Final (aprobada en referéndum en 1989 pero ya anunciada en la amnistía decretada en diciembre de 1986), que puso término a los procesos a los militares implicados en la violación de los derechos humanos durante la dictadura. En noviembre de 1989, los nuevos comicios presidenciales fueron ganados por Luis Alberto Lacalle, candidato del Partido Blanco, el cual le sucedió al frente de la República el 1 de marzo de 1990.
Tras cesar en el poder, siguió ejerciendo el periodismo y encabezando el llamado Foro Batllista, el ala más socialdemócrata del Partido Colorado.
4
SEGUNDA PRESIDENCIA
El 1 de marzo de 1995, accedió de nuevo a la presidencia y sucedió por tanto a Lacalle, tras lograr vencer en las elecciones del 27 de noviembre del año anterior por una escasa diferencia. Sanguinetti derrotó en esos comicios al candidato izquierdista de la coalición Encuentro Progresista-Frente Amplio, Tabaré Vázquez, así como a los colorados Pacheco Areco y Jorge Batlle Ibáñez. Vázquez había sido el aspirante individual más votado, pero la vigente ley electoral daba primacía al total de los sufragios asignados a un partido, para dar la victoria al candidato del partido triunfante con más apoyo en las elecciones. El Partido Colorado alcanzó el 32,3% de los votos, el Partido Blanco el 31,2%, y el Encuentro Progresista-Frente Amplio de Vázquez el 30,6 por ciento.
Tras establecer un gobierno de coalición con cuatro integrantes del Partido Blanco y miembros de otras dos formaciones (el Partido del Gobierno del Pueblo y la Unión Cívica), el 8 de diciembre de 1996 logró que un referéndum aprobara, aunque por estrecho margen (50,2% de los votos favorables), importantes reformas introducidas en el sistema político uruguayo a través de la propia reforma constitucional. Entre otras medidas, esa profunda modificación incluía el refuerzo de las atribuciones del jefe del gobierno y el fin de la muy antigua ley electoral que le había permitido a él mismo derrotar al candidato presidencial más votado individualmente, que fue sustituida por otra que contemplaba una única candidatura presidencial por cada partido y el uso de la doble vuelta electoral si en la primera ningún candidato alcanzaba la mayoría absoluta. La reforma constitucional entró en vigor el 14 de enero de 1997.
En 1996, creó el denominado Círculo de Montevideo, un foro internacional de debate, alentado entre otros por el ex presidente colombiano Belisario Betancur o el ex presidente del gobierno español Felipe González, cuyo objetivo sería promover una renovación intelectual e ideológica de la izquierda y el centro-izquierda.
El 1 de marzo de 2000, expirado el que había sido su segundo mandato presidencial, fue sustituido al frente del Estado uruguayo por su correligionario Jorge Batlle Ibáñez, ganador de las elecciones desarrolladas en noviembre del año anterior.
5
CIUDADANO SANGUINETTI
Sanguinetti pasó a ser considerado una de las figuras políticas más significativas de Latinoamérica durante el final del siglo XX y comienzos de la centuria siguiente. En 2000, recibió el Premio Bolívar, otorgado por la UNESCO, junto al eclesiástico mexicano Samuel Ruiz García. Asimismo, también formó parte, junto a Betancur o el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo Ponce de León, de la Fundación Carolina, creada en 2000 por el gobierno español para becar la ampliación de estudios y la formación de posgraduados, profesores, investigadores, artistas y profesionales iberoamericanos. Todo ello no significó su retirada de la política activa, pues continuó siendo un destacado dirigente del Partido Colorado, liderando en su seno la opción del Foro Batllista.
Ha sido galardonado con algunos de los más señalados premios de los principales países hispanoamericanos. De su obra escrita, pueden destacarse La nación, el nacionalismo y otros ismos (1978), Un mundo sin Marx (1993) y Meditaciones del milenio (1994).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores