Pedro de La Gasca





Pedro de La Gasca
Nacido en la provincia castellana de Ávila, el eclesiástico Pedro de La Gasca fue requerido por el rey español Carlos I (emperador Carlos V) para que en 1546 se dirigiera al virreinato del Perú con el objeto de desempeñar el cargo de gobernador y aplicar las polémicas Leyes Nuevas.

Pedro de La Gasca (1494-1565), político y eclesiástico español, gobernador del Perú (1546-1550). Nació en Navarregadilla, localidad cercana al pueblo del Barco de Ávila, en una familia de hidalgos acomodados próxima al cardenal Cisneros. Hacia 1513, después de la muerte de su padre, se matriculó en la Universidad de Alcalá. Durante la guerra de las Comunidades, colaboró con el bando realista. A partir de 1522, completó su formación universitaria en Salamanca ocupando cargos de relieve. En asuntos eclesiásticos, fue consejero de la Inquisición y visitador del reino de Valencia. En todas estas actividades demostró siempre gran fidelidad a la Corona, lo que propició que el emperador Carlos V (Carlos I de España) requiriera sus servicios en los dominios americanos.
En 1546, revestido de poderes extraordinarios, marchó a las Indias con el nombramiento de presidente de la Audiencia de Lima (gobernador, por tanto, del Perú) y la misión de pacificar el Perú. Al fracasar su intento de buscar una solución pacífica al conflicto de los rebeldes pizarristas, organizó un ejército que consiguió en 1548 la victoria en Xaquixahuana, cerca de Cuzco, sobre Gonzalo Pizarro y Francisco de Carvajal, que fueron ejecutados. Después de la batalla, Pedro de La Gasca puso en práctica una serie de medidas administrativas, económicas y de protección de los indios, con las que pretendía mantener la estabilidad de Perú y favorecer los intereses de la metrópoli. Entre 1548 y 1550 impulsó expediciones de descubrimiento ('entradas'), que dieron lugar a la fundación de ciudades como Barco, realizada por Núñez de Prado, o La Paz, por Alonso de Mendoza, en la actual Bolivia. Además, dictó medidas para intensificar la explotación del cerro de Potosí, lo que significó una fuerte afluencia de metales preciosos a las arcas estatales.
En 1550 regresó a España y continuó vinculado a los asuntos indianos como asesor del monarca, el cual, en reconocimiento a su eficaz gestión en ultramar, lo nombró obispo de Palencia en 1553 y de Sigüenza en 1561. Pedro de La Gasca murió en 1567 en esta última ciudad de la provincia de Guadalajara.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores