Pedro IV el Ceremonioso





Pedro IV el Ceremonioso (1319-1387), rey de Aragón (1336-1387), bajo su reinado la Corona de Aragón alcanzó la máxima expansión territorial. Nacido el 5 de septiembre de 1319, en Balaguer (Lleida), era hijo de Alfonso IV y de Teresa de Entenza. Accedió al trono tras el fallecimiento de su padre, en 1336. Con Pedro IV se produjo la incorporación definitiva del reino de Mallorca a la Corona de Aragón. El último monarca privativo de Mallorca, Jaime III, huyó tras su derrota en Santa Ponça (1343). Unos años después, éste intentó recuperar la isla, pero fue derrotado y muerto en la batalla de Llucmajor (1349). Asimismo, Pedro IV se enfrentó a las noblezas de los reinos de Aragón y de Valencia (ambos parte de la Corona de Aragón), organizadas en sus correspondientes uniones, a las que venció en 1348 en las batallas de Épila (Zaragoza) y Mislata (Valencia), respectivamente.
Pedro IV tuvo también un largo conflicto con el rey castellano Pedro I el Cruel, que tuvo lugar desde 1356 hasta 1363. El Ceremonioso apoyó al rebelde Enrique de Trastámara —el futuro rey Enrique II de Castilla—, a cambio de la promesa de la entrega del reino de Murcia. Como esa cesión no la efectuó Enrique II cuando fue rey, surgieron de nuevo tensiones entre Castilla y Aragón, resueltas finalmente en la Paz de Almazán (1375). Otro tipo de problemas a los que hubo de hacer frente Pedro IV fue el planteado con el infante de Aragón, Fernando (hijo de Leonor de Castilla, segunda esposa de su padre), a quien ordenó asesinar en 1363.
En el ámbito mediterráneo, durante el reinado de Pedro IV hubo incidentes diversos en Cerdeña, de forma que, en 1354, se vio obligado a encabezar una expedición a la isla, y, en 1377, se proclamó rey de Sicilia, tras la muerte de su yerno Federico III, que había ostentado ese título. Por último, en 1379 incorporó a sus dominios los ducados de Atenas y de Neopatria.
En 1359, se convirtió en permanente la Diputació del General o Generalitat, institución clave de Cataluña. En otro orden de cosas, a mediados del siglo XIV se difundió por los territorios de la Corona de Aragón la terrorífica peste negra, y, en 1381, la Corona de Aragón pasó por una aguda crisis financiera. Pedro IV, coetáneo del comienzo del Gran Cisma de Occidente (1378), protegió las letras y las artes, de forma que su nombre va unido al esplendor medieval de la lengua catalana. Falleció el 5 de enero de 1387, en Barcelona. Hijos suyos, fruto de su tercer matrimonio, contraído con Leonor de Sicilia en 1349, fueron su inmediato sucesor, Juan I, y el futuro heredero de éste, Martín I el Humano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores