Alejandro García Caturla





Alejandro García Caturla (1906-1940), compositor cubano, discípulo de Pedro Sanjuán en la Habana y de Nadia Boulanger en París. Con Amadeo Roldán (1900-1939) representa el grupo de compositores que inicia el moderno sinfonismo cubano. Nació en Remedios, las Villas, Cuba, y era abogado y juez municipal de profesión. Organizó orquestas y sociedades musicales en distintas provincias y fundó la sociedad de orquestas Caibavieú. Su copiosa obra, escrita en un periodo de apenas trece años que comienza en 1927, inaugura en América Central, el Caribe y, en general, en el continente, un estilo particularmente original, asentado en las raíces africanas de la cultura cubana. Toda su obra está basada en la temática y ritmos afrocubanos, con técnicas compositivas —desde Claude Debussy a Ígor Stravinski— que se ajustan a las maneras de factura moderna, que unen un sinfonismo pintoresco a un sentido nuevo del color, del ritmo y de la armonía. Caturla fue asesinado por un delincuente en espera de juicio. Algunas de sus obras son Tres danzas cubanas, para orquesta (1927); Sonata corta, para piano (1927); Preludio para órgano (1924); Bombo, para metal, madera, piano y batería (1929); Yamba O, para orquesta (1928-1931); Suite cubana, para viento y piano (1931); La Rumba, para orquesta (1933); Canto de los cafetales, voces (1937); Sabas, canto y piano (1937); Obertura cubana, orquesta (1938); Berceuse campesina, para piano (1939). Utilizó textos de Nicolás Guillén y de Alejo Carpentier.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores