Gustavo II Adolfo





Gustavo II Adolfo (1594-1632), rey de Suecia (1611-1632), apodado el León del Norte por su liderazgo de las fuerzas protestantes en la guerra de los Treinta Años.
Perteneciente a la dinastía Vasa, era hijo del rey sueco Carlos IX y nació el 9 de diciembre de 1594 en Estocolmo. Cuando accedió al trono en 1611, tras el fallecimiento de su padre, su reino se encontraba en guerra con Dinamarca y Rusia. Aunque Gustavo II Adolfo firmó un acuerdo de paz con los daneses en 1613, Suecia tuvo que acceder a pagar importantes indemnizaciones para recuperar sus provincias del sur. Emprendió una guerra contra Rusia (1613-1617), que le proporcionó el territorio necesario para cortar, por completo, el acceso ruso al mar Báltico. Entre 1621 y 1629 emprendió una guerra contra su primo, Segismundo III Vasa, rey de Polonia, quien reclamaba el trono de Suecia. En 1629, Polonia fue obligada a ceder ciudades y territorios situados a lo largo de la costa meridional y oriental del mar Báltico, con lo que se reafirmó el derecho de Gustavo II Adolfo al trono sueco.
Destacó no sólo como un gran general, que revolucionó las tácticas militares y el uso de un Ejército propio formado por disciplinados luteranos naturales de su reino, sino también como un hábil administrador. En 1619 fundó la ciudad portuaria de Göteborg. Con la ayuda de su canciller, Axel Gustavsson Oxenstierna, quien se encargaba de los asuntos internos y de la diplomacia cuando el Rey se hallaba en alguna campaña militar, Gustavo II Adolfo desarrolló un sistema de gobierno eficaz y centralizado. Con ese fin, al inicio de su reinado consiguió la alianza de la nobleza sueca al garantizarla sus privilegios, y llevó a cabo una notable labor para aprovechar los recursos minerales de su país.
Su interés religioso por la causa protestante y la creencia de que la conquista del norte de Alemania por parte del Sacro Imperio Romano Germánico suponía un peligro militar y económico para Suecia, le impulsó a tomar parte en la guerra de los Treinta Años. Estableció una alianza con Francia, desembarcó en 1630 con su ejército en la costa de Pomerania y logró hacer retroceder a las fuerzas imperiales del Báltico. Su victoria ante las tropas de Jean t’Serclaes, conde de Tilly, en la batalla de Breitenfeld, obtenida el 17 de septiembre de 1631, proporcionó a los protestantes una ventaja militar que les permitió seguir avanzando hasta ocupar Baviera y Bohemia. En 1632 volvió a derrotar a las fuerzas católicas en el río Lech, el 14 de abril, en el transcurso de cuyo combate el conde de Tilly recibió heridas que le causarían la muerte. A continuación conquistó la ciudad bávara de Munich. En la batalla de Lützen, que tuvo lugar en esa localidad de Sajonia el 16 de noviembre de 1632, derrotó a los ejércitos imperiales comandadas por Albrecht von Wallenstein, pero resultó gravemente herido y falleció. Le sucedió en el trono su hija Cristina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores