Alfredo Arias





Alfredo Arias (1944), hombre de teatro argentino. Nació en Buenos Aires y realizó estudios teatrales en la Alianza Francesa de su ciudad natal. Montó su primer espectáculo, Drácula, en 1966. A los veinticuatro años fundó en Buenos Aires el TSE, compañía con la que desembarcó en París en 1970. En sus creaciones se entremezclan géneros y registros, y se explotan a un mismo tiempo la fantasía, la magia, el sueño y el humor.
En 1970 Arias montó Eva Perón, una pieza teatral del escritor y humorista de origen argentino Copi, que se convirtió en uno de sus autores predilectos. También llevará a la escena espectáculos escritos por él mismo, como Lujo (1973), Veinticuatro horas (1975), Notas (1976), o en colaboración con otros autores, como Trío (1982) Sortilegios (1983) o Fuegos (1987). Artista ecléctico e inventivo, ha cultivado tanto el teatro como por el music-hall, la opereta y la ópera, género al que aplicará una inteligente labor de desacralización y popularización: The Rake’s Progress, de Ígor Stravinski (1992), El sueño de una noche de verano (1995), de Benjamin Britten, Les mamelles de Tirésias, de Francis Poulenc, Los cuentos de Hoffmann, de Jacques Offenbach y, más recientemente, El barbero de Sevilla (1999), de Gioacchino Antonio Rossini.
Una de las obras con la más que se dio a conocer entre el público fue la comedia musical Males de amor de una gata francesa (1977), inspirada en una novela corta de Honoré de Balzac. Con Mortadela recibió el Premio Molière en 1993. En 1996 estrenó la parodia musical Fausto argentino, y en 1998 El frigorífico y La mujer sentada, ambas de Copi. En 2001 llevó a los escenarios un montaje de Las criadas, de Jean Genet, donde él mismo interpretaba el papel de señora.
Entre 1985 y 1991 fue director del Centro Dramático de Aubervilliers. En 1997 publicó sus Memoires imaginaires.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores