Pedro de Valdivia





Pedro de Valdivia (1497-1553), conquistador español, fundador de la ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura, la actual Santiago (capital de Chile).
Se cree que nació en la localidad pacense de Villanueva de la Serena. Alistado muy joven en las tropas reales, participó en las campañas de Flandes en 1521 y en las de Italia desde 1522 hasta 1525, donde sirvió a las órdenes de Próspero Colonna y de Fernando de Ávalos, marqués de Pescara. Se casó en España con Marina Ortiz de Gaete, de linaje hidalgo como él, y en 1535 la abandonó para embarcarse hacia las Indias con destino a Venezuela, a las órdenes de Jerónimo Alderete.
2
SU ACTIVIDAD EN EL PERÚ
En 1537, pasó al Perú en apoyo de Francisco Pizarro, el cual le nombró maestre de campo. Allí luchó, junto al ejército de Hernando Pizarro, contra Diego de Almagro, y participó en el triunfo obtenido en la batalla de las Salinas, en 1538. Más tarde, se dirigió con Hernando y Gonzalo Pizarro a conquistar las provincias del Collao y de Charcas, en el Alto Perú. Sometidas estas tierras, Valdivia recibió en recompensa una encomienda en el valle de la Canela y una mina de plata en el cerro de Porco, en la rica región de Charcas.
3
LA CONQUISTA DE CHILE
En 1539, tras obtener de Francisco Pizarro la autorización así como el título de teniente gobernador de Chile, inició los preparativos de la expedición, que partió de Cuzco a mediados de enero de 1540. Figuraban como socios Francisco Martínez, mercader que suministró el material necesario para la expedición, y Pedro Sancho de Hoz, facultado por provisión real para conquistar las tierras al sur del estrecho de Magallanes. Pero este tuvo que renunciar a sus derechos en la empresa, tras descubrirse la traición e intento de asesinar a Valdivia. Viajaba también en la expedición una mujer, Inés de Suárez, compañera de Valdivia, cuya participación fue decisiva en algunos momentos de la conquista. La partida avanzó desde Cuzco a Arequipa, y, siguiendo la región próxima a la costa, llegó a la puna de Atacama, en el actual Chile. Una vez atravesado el desierto de Atacama, Valdivia tomó posesión de la tierra en el valle del río Copiapó, región que fue bautizada como Nueva Extremadura; más al sur, en el valle del Mapocho, fundó Santiago de la Nueva Extremadura el 12 de febrero de 1541, la primera de una serie de fundaciones españolas dentro del ambicioso proyecto de Valdivia de expansión hacia el cono sur. Atribuyéndose el título de gobernador de la nueva ciudad, tuvo que hacer frente a una conjura de almagristas y a sucesivas rebeliones indígenas que acabaron con la destrucción de Santiago y dificultaron la supervivencia de los colonizadores, lo que le obligó a pedir refuerzos al Perú, que llegaron a finales de 1543. Ese año, encomendó a Juan Bohón la fundación de una nueva ciudad, denominada La Serena en recuerdo de su tierra natal, que fue establecida en el valle del Coquimbo, al norte, restableciendo así la necesaria comunicación con los territorios peruanos, de donde procedían los recursos materiales y humanos.
Simultáneamente, confió a Francisco de Villagra nuevas exploraciones hacia el río Maule, en dirección al estrecho de Magallanes. Para consolidar sus objetivos y legalizar su nombramiento tuvo que marchar al Perú, donde prestó sus servicios a Pedro de La Gasca y luchó en la batalla de Xaquixahuana (1548), en el bando realista, frente a Gonzalo Pizarro, quien resultó derrotado y muerto. En recompensa, le fue reconocido en nombre del rey Carlos I (emperador Carlos V) el cargo de gobernador y capitán general de Nueva Extremadura. A su regreso del Perú, comenzó la exploración hacia tierras más meridionales, en un intento de convertir Chile en una inmensa franja que llegase hasta el estrecho de Magallanes. Tras la reconstrucción de las poblaciones destruidas, Valdivia se lanzó a la fundación de nuevas ciudades, tales como Concepción (creada inicialmente en el lugar donde se encuentra en la actualidad la ciudad de Penco), en 1550, La Imperial, al año siguiente, o Villarrica y Valdivia, en 1552; y de fuertes como los de Arauco, Purén y Tucapel, en 1553. El avance de Valdivia hacia los confines meridionales se vio frenado por los indígenas de la región, los araucanos, quienes, encabezados por los caudillos Caupolicán y Lautaro, hicieron frente y asesinaron a Valdivia en Tucapel, el 25 de diciembre de 1553, hechos que recogió Alonso de Ercilla en La Araucana, una de las obras más destacadas de la épica castellana, cuya primera parte fue publicada en Madrid en 1569.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores