Pedro Luna





Pedro Luna (1894-1956), artista chileno que pertenece a la llamada generación de 1913. Este grupo engloba a una serie de pintores que, situados a medio camino entre el academicismo decimonónico y las vanguardias históricas, vuelven sus ojos hacia Chile para reproducir sus paisajes y sus costumbres.
Nació en Santiago en el seno de una familia de la alta sociedad. A finales de la década de 1900 contrajo matrimonio y se trasladó a Roma (Italia), donde realizó un gran número de obras en las que se aprecia la influencia del postimpresionismo, del expresionismo y, en especial, de Paul Cézanne y Édouard Manet. De esa época son Cúpula de San Pedro desde el puente Vaticano y La catedral de Marsella.
De vuelta a Chile, en 1922, pintó La fábrica, un magnífico lienzo que se cuenta entre sus obras más notables. En los siguientes años se dedicó a recorrer el país buscando en su tierra y en sus gentes la fuente de inspiración para su trabajo. Casado en segundas nupcias con una rica latifundista, en pocos años dilapidó la fortuna familiar y, arruinado y desalentado, vio cómo su producción empezaba a decaer. De esa época es Danza de enanas, magnífica obra que describe con acritud una escena de cabaré y que recoge todo el sentir de su autor durante ese periodo.
Los últimos años de su vida transcurrieron en Viña del Mar, donde realizó sus obras postreras imbuidas de una moderación ausente en sus obras de juventud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores