Pedro II el Católico





Pedro II el Católico (c. 1177-1213), rey de Aragón (1196-1213), dedicó sus atenciones preferentes a la presencia catalana en el sur de Francia. Era el primogénito de Alfonso II el Casto y de Sancha de Castilla. En 1196, tras el fallecimiento de su padre, recibió de éste el reino de Aragón y el condado de Barcelona, es decir, la Corona de Aragón. En sus primeros años de reinado gobernó, no sin problemas, bajo la tutela de su madre. Mantuvo buenas relaciones con Alfonso VIII de Castilla, con quien colaboró en sus luchas contra el reino de León y particularmente en la cruzada contra los almohades que culminó en la victoria de las Navas de Tolosa (1212). Hombre de profundas convicciones religiosas, en 1204 acudió a Roma para ser coronado por el papa Inocencio III, infeudando la Corona de Aragón a la Santa Sede. La preocupación por las tierras de Occitania (la región del sur francés cuya lengua es la provenzal) estuvo presente desde el primer momento de su ejercicio del trono aragonés. En 1204, casó con María, heredera de Montpellier, de cuyo matrimonio nació cuatro años más tarde quien sería su sucesor, Jaime I. Al morir su hermano, Alfonso II de Provenza, en 1209, trató de incorporar el señorío que éste tenía en el sur de Francia desde el fallecimiento del padre de ambos.
Asimismo, Pedro II fue un decidido protector de las órdenes militares del Temple y de San Juan de Jerusalén. Pero su gran problema se hallaba en el sur de Francia, en donde se estaba difundiendo la herejía albigense (nombre que recibieron los cátaros asentados en esa región). Frente a los herejes se organizó una cruzada que, dirigida por Simón IV, señor de Montfort, tenía también fines políticos al servicio de la monarquía francesa. Los cruzados atacaron a diversos vasallos del monarca aragonés, entre ellos al conde de Tolosa. Pedro II intentó lograr un acuerdo (entrevista con Simón IV en 1211), pero al final tuvo que luchar en defensa de sus tierras y de sus vasallos, pese a la amenaza de excomunión por apoyar a los herejes. La batalla de Muret (13 de septiembre de 1213), en la que Pedro II encontró la muerte, supuso el fin de las aspiraciones ultrapirenaicas de la Corona de Aragón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores