JUAN PABLO GALEANA [1760-1814] Caudillo insurgente




JUAN PABLO GALEANA
[1760-1814]
Caudillo insurgente

Nació en 1760 en Tecpan, Guerrero, siendo hijo de padre inglés y de madre mexicana. Con sus hermanos, Hermenegildo y José, se dedicó a los trabajos del campo, en las haciendas y propiedades campestres que su familia poseía en la región, logrando una desahogada posición, que le acarreó influencias y simpatías. Cuando Morelos empezó a operar por ese lugar, siguiendo las instrucciones de Hidalgo, al empezar la guerra de Independencia, a fines de 1810, Juan Pablo y sus hermanos se unieron al ejército insurgente con mando de tropas. Pues llevaron consigo un buen contingente de hombres, caballos y armas, sacados de las haciendas.
Casi siempre juntos los tres hermanos Galeana, tomaron participación en numerosas hazañas guerreras, en las que don Hermenegildo, por ser el mayor de ellos, fungió siempre como jefe. Juan Pablo ayudó mucho a Hermenegildo en los triunfos que aquél obtuvo en El Veladero, Tixtla, Huajuapan y otros lugares; pero también solo y separado de sus hermanos, tomó al pueblo de Tepeacuilco y el rico mineral de Taxco, en muy honrosas acciones guerreras, que fueron elogiadas por Morelos. Cuando éste se fortificó en Cuautla, en 1812, mientras que Nicolás Bravo levantaba las fortificaciones defensivas, Juan Pablo Galeana dirigió la fortificación de la única toma de agua que existía dentro de la ciudad.
Para ello propuso a Morelos hacer un torreón artillado, que protegiera la referida toma, y el generalísimo aprobó su idea, encomendándole la construcción de la obra, que realizó a la perfección. Terminado el famoso sitio el 2 de mayo, Juan Pablo siguió en las batallas de Huajuapan y Acapulco, donde dio muestras de valor a toda prueba y muy grande cariño a Morelos. Se ignora la fecha y lugar de su muerte, pero con gran certeza se cree que murió en la emboscada que las tropas de Calleja pusieron el 26 de junio de 1814 a su hermano Hermenegildo, y en la cual éste resultó muerto también. Juan Riblo acompañaba a su hermano ese día, en su paso por El Salitral, donde los insurgentes fueron sorprendidos por una partida enemiga, de las fuerzas de Calleja, y batidos hasta aniquilarlos.
Su cuerpo no se encontró entre los muertos que se recogieron más tarde, pero se cree que, o bien se despeñó en alguna de las barrancas cercanas, o herido pudo continuar su huída, muriendo en otro sitio que se ignora. Lo cierto es que desde entonces, los dos hermanos Galeana no volvieron a aparecer en ninguna acción de armas, y también a Juan Pablo se dio por muerto. Morelos perdió con ellos a dos de sus mejores lugartenientes, y sólo le quedó Guerrero para continuar la lucha en el Sur, pues Morelos murió al año siguiente, en 1815, a manos realistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores